El nuevo paquete fiscal de la Provincia, que trata hoy la Legislatura, se enmarca en el pacto que Río Negro firmó con Nación. Es por ello que comienzan a reducirse los impuestos distorsivos, como sellos e ingresos brutos, dos alícuotas claves para la finanzas ya que representan el 80% de la recaudación propia.

El titular de la Agencia de Recaudación, Leandro Sferco, expresó que “el proyecto que hemos elevado es consecuente con el acuerdo fiscal firmado por Nación, aunque varios de los puntos que este dispone ya se encontraban vigentes en nuestra provincia como las alícuotas que gravan la actividad primaria e industrial que están por debajo del resto del país y para el 2018 incorporamos otras actividades de la cadera productiva como las actividades de transporte que sobre las cuales se reducirán las alícuotas. Es un proyecto que muestra previsibilidad porque fija pautas fiscales hasta 2022”.

Las principales medidas apuntan al Impuesto sobre los Ingresos Brutos para evitar el efecto acumulativo que genera este gravamen distorsivo en la cadena productiva que impacta directamente en la competencia directa con productos de otros países.

En este sentido, se reducen gradualmente las alícuotas de industria, actividades primarias, distribución de energía y transporte que terminarán exentas en 5 años. Además baja el porcentaje de alícuota para la construcción, en línea con lo dispuesto en 2017 de reducción en Ingresos Brutos para créditos hipotecarios y del impuesto de sellos sobre hipotecas.

“Es importante destacar el impacto que esto tiene para todos los consumidores (particulares y empresas) de Río Negro. El hecho de que todas las provincias hayan acordado reducir el impuesto sobre los IIBB a la industria y el transporte tendrá un efecto en el costo de producción y comercialización de todos los bienes que ingresan para su comercialización en Río Negro (nacionales o importados). Siendo Río Negro una provincia alejada de los centros industriales del país el costo de transporte tiene una incidencia muy alta en todo lo que consumimos, por lo tanto la ecuación tanto para los consumidores como para las empresas será siempre positiva”, destacó Sferco.

También se aumentan los incentivos para las MiPymes, alcanzando bonificaciones del 30%, medida que compensa la actualización de alícuotas para estas actividades.

En referencia al Impuesto a los Sellos, otro de los gravámenes distorsivos, se elimina el tratamiento diferencial que existía para la compra de autos 0 km fuera de la provincia, reduciendo del 3 al 2% las alícuotas para dichas transacciones.

A fin de fomentar el acceso a créditos hipotecarios, se dispone una baja del 15 al 5% en las alícuotas.

Por otra parte, se fija una reducción gradual de sellos que inicia con el 1% en 2018 y finalizaría eliminado por completo en 2022.

En lo que respecta a Automotor e Inmobiliario, se mantienen las alícuotas y las bonificaciones por buen cumplimiento del 10 o 25% según las valuaciones fiscales más el 15% por pago anticipado llegando a alcanzar un 40%.
Cabe recordar que las alícuotas y bonificaciones sobre estos impuestos se mantienen desde el año 2012.

Particularmente en el Impuesto Automotor se fija un año un régimen especial de regularización de venta registral para los contribuyentes que hayan vendido su vehículo y no procedieron a realizar la denuncia de venta fiscal a partir de 2014, debiendo el vendedor no tener deuda y haber realizado la transacción antes de 2018.

Y en Inmobiliario se baja del 3 al 2% la alícuota para los terrenos baldíos.

La entrada Río Negro reduce impuestos al sello e ingresos brutos aparece primero en Catriel25Noticias.com.