Los excesos aparecen a edades tempranas y son recurrentes. A largo plazo pueden derivar en problemas más graves como la cirrosis, una de las principales causas de cáncer de hígado en la Patagonia.

El “atracón” del fin de semana es cada vez más usual en los jóvenes de hoy y suele derivar en al menos dos fuertes ingestas de alcohol mensuales. Además de las consecuencias palpables horas después de la intoxicación, especialistas remarcan la importancia de prestar atención a las consecuencias que genera el exceso del consumo en el cuerpo si se extiende a largo plazo.

“Han llegado menores de 14 años, pero son los menos”, informó la jefa del servicio de Emergencias, Marina Aravena. Los números surgen del informe estadístico del nosocomio del primer semestre del 2017, cuyas cifras se mantuvieron en los últimos seis meses. “Respecto al 2016 aumentó el numero de consultas también el numero de consumo, se ve que hay mayor consumo de alcohol y mayor consulta de éstos pacientes alcoholizados”.

Las llamadas “previas” que juntan a los jóvenes horas antes de ingresar a los boliches están instaladas a pesar de ser peligrosas. Es el momento en donde se concentra una fuerte ingesta de alcohol en un corto período de tiempo, y donde los adolescentes suelen convinar distintas bebidas -incluso con fármacos- que los hacen experimentar rápidamente a una euforia que puede terminar en una seria complicación.

Si bien entre los pacientes que llegaron intoxicados en todo el 2017 no hubo ningún caso de coma alcohólico, gran parte de los pacientes que atendió el hospital roquense se encontraba en estado de inconsciencia. Sus amigos o los mismos padres son quienes los acercaron para requerir asistencia médica.

Las posibilidades de complicación son varias, una con chances de ocurrir es que la persona vomite y, ante el no control de sí misma, ese líquido no se evacue e ingrese al pulmón. “Tienen mucho riesgo de broncoaspiración, ahí si que es grave”, enfatizó Aravena, quien incluso dio cuenta de que a muchos los efectos del alcohol los pone agresivos. “Hay casos de golpes a personal de salud y policial. Hay que realizar muchas veces contención y en ciertas ocasiones medicar también”.

El después

Entre 4 y 6 horas, siempre dependiendo de la cantidad de alcohol consumido, es lo que pasan los intoxicados en la guardia. “Suelen tener más de 2 o 3 litros de alcohol encima”, indicó la médica.

Cuando despiertan cuentan. “Ellos mismos dicen que en la semana consumen mayormente cerveza y cuando llega el viernes y sábado bebidas blancas”, amplió .

Las estadísticas expresan un aumento en el consumo, pero lo que llama también la atención es que bajó la edad de inicio en la ingesta. “Hemos visto que llegan chicos de 15 o 16 que al llamar a sus padres nos damos cuenta de que son hijos de pacientes que han consultado por cuadros similares. Estamos viendo dos generaciones, eso nos está preocupando, al igual que el consumo de cocaína”, remarcó Aravena.

En ese sentido, se aclaró que si el paciente además consumió alguna droga como cocaína u otro estupefaciente, se requiere más tiempo de internación para su estabilización.

(Río Negro)

La entrada Sociedad. Exceso de alcohol, un mal que empieza a los 15 años aparece primero en Catriel25Noticias.com.