El gobernador Alberto Weretilneck retiene la afiliación provincial del oficialismo, corriéndose de las críticas al gobierno nacional por su plan fiscal y, también, sostiene un diseño electoral propio para Río Negro.

En ese posicionamiento, Weretilneck se diferencia de su vicegobernador Pedro Pesatti, que está centrado en fuertes censuras al gobierno de Mauricio Macri. “Su fanatismo por Cristina es mayor a todo el resto”, ironizó aunque reconoció su “historia” peronista. Entendió que esa actitud no suma en lo “personal ni electoral”.

Ayer, el mandatario recibió a “Río Negro” en la Residencia para repasar desde las obras hasta la fruticultura, pasando por la Ruta 22 y el Plan Castello (quedan para próximas entregas). El presidente impuso el recorte fiscal de Nación, que Weretilneck explicó en la necesidad de bajar el déficit y si pidió una “reducción justa”, alentando la continuidad de las retenciones al campo.

P -¿Se mantiene la idea de elecciones adelantadas?

R – Como partido provincial, Juntos no tiene necesidad de marcarse a ninguno de los troncos nacionales: el kirchnerismo y el macrismo. El Peronismo Federal puede ser el tercero, pero hay ver qué ocurre, hoy sólo es expectativa. Para Juntos, lo más favorable es la provincialización, pues es dónde mejor estamos por el gobierno. Tenemos cosas para mostrar y la oposición ni esboza un proyecto de provincia. Así, hay altísimas posibilidades -para no decir, todas- de que los rionegrinos renueven su confianza y seguir gobernando. Este proceso significa votar en otra fecha.

P – Otra verificación es su aludido criterio provincial. Usted renuncia a lo nacional, pero el vice se manifiesta continuamente en contra del gobierno de Macri.

R – Juntos es una construcción particular. Provenimos de distintos partidos, pero no nos obligamos a dejar nuestra historia ni pensamiento. El vice sigue pensando como pensaba antes. Yo no creo que así se crezca mucho en términos personales y electorales. Los rionegrinos asumen sólo su posición frente a Cristina o Macri, sin Juntos, pasando por arriba de su dirigencia, como ya ocurrió el año pasado. Pedro es normal que opine así, pero tengo diferencias porque él cree en el posicionamiento nacional y no en las cuestiones locales.

P – ¿No hay un mensaje cruzado? ¿No es menor, considerando que es el vicegobernador?

R – Lo hemos conversado, pero su fanatismo por Cristina es mucho mayor que todo el resto. Y es su decisión mientras no afecte la gobernabilidad. A nosotros nos suma cuando hablamos de temas rionegrinos. Ya hay muchos que hablan a favor o contra de Cristina o Macri.

P – ¿Esto explica por qué Pesatti no es su candidato?

R – Primero, para ser candidato hay que convencer a todos en Juntos, y después a los rionegrinos.

P – ¿A usted no lo convenció?

R – Todavía no lo hemos discutido. Me niego a hablar de candidaturas en estas circunstancias. Van a pasar aún muchas cosas en el país, en lo económico. Hoy, no es el momento.

P – ¿Cuando será ese momento?

R – Fin de año. La gente está metida en sus problemas y nosotros debemos concentrarnos en las cuestiones de gobierno.

P – Habló de “expectativas” de Peronismo Federal. ¿Esas expectativas lo alcanzan?

R – Sí, por su dirigencia, son los gobernadores del peronismo, y también Massa y el propio Pichetto. Pero deben anular la grieta que genera el kirchnerismo y el macrismo. Ese es su gran desafío y eso lo dirá el tiempo. Pero insisto Juntos no va a sumarse a nadie en lo nacional. Sería contradictoria con nuestra postura provincial.

 

Para cubrir el rojo

1.500 millones de pesos de financiamiento estima el gobernador que necesitará el Estado antes de fin de año.

47% es la tasa de interés de las pocas líneas de crédito disponibles en este momento para la provincia.

 

No hay un plan de reducción previsto para este año

Weretilneck entendió que la baja fiscal nacional no perturbará al Estado provincial, pues no recibe mayores aportes discrecionales, y se logró la disminución del déficit rionegrino.

“Se está cumpliendo con el Consenso Fiscal y el presupuesto. A junio, las cuentas arrojan superávit primario (sin el costo de la deuda) y hemos reducido el financiero (con deuda). No se piensa en ninguna acción extraordinaria de ajuste”, dijo.

–¿Con esos números, los gremios obtendrán su solicitada recomposición salarial?

–No. Se trata del primer semestre. Hay que seguir con cautela en el segundo para no caer en el déficit y el endeudamiento. Algo habrá pero es imposible ese 30% planteado por los gremios. Tenemos puntos pendientes, como las asignaciones, y el viernes haremos una propuesta.

–¿Río Negro tiene que recurrir a nueva deuda para cerrar el año?

–Hoy no hay certeza de poder lograrlo. No hay financiamiento y si se consigue la tasa supera el 47%. La provincia pidió una autorización a Nación por 1.800 millones, pero podríamos necesitar unos 1.500 millones. Si no logramos esa plata, estaremos en serios problemas. Por eso, hay que ser muy cauteloso.

 

“El recorte de las retenciones al campo es irritante”

“El país y las provincias tienen déficit fiscal, y hay que resolverlo. Hay dos maneras: se reducen los gastos o se incrementan los ingresos. La presión fiscal no da para más, y el endeudamiento llegó a su límite. La forma es reducir los gastos de Nación, de las provincias y también de los municipios. Serán momentos difíciles hasta fin de año”, dijo el gobernador.

–¿En Río Negro cómo impactará?

–Esencialmente, en la gente más que en el Estado provincial. Por caso, las asignaciones familiares. Vamos a plantear que la reducción sea justa e igualitaria, y el esfuerzo sea de todos. No sólo de los trabajadores y algunas regiones. Me preocupa lo de las retenciones del campo –que tiene poco empleo y logró una devaluación del 40% cuando exporta todo lo que produce– y ese sector no contribuya. Es contradictorio e irrita.

–Ya se elimina el tratamiento diferencial para la Patagonia

–El costo de vida es superior entonces es lógico y razonable. Se pueden hacer modificaciones, pero no tendrá nuestro acompañamiento la eliminación de la zona desfavorable de las asignaciones.

–Usted no compartió un bloque patagónico, ¿pero la zona no merecía ese frente regional?

–Hay negociaciones nacionales, como aquellas que requieren cambiar leyes, entonces provincias y legisladores deben estar de acuerdo. Y luego cada provincia tiene intereses puntuales.

“Su fanatismo por Cristina es mayor a todo el resto. Tengo diferencias. Cree en el posicionamiento nacional y no en las cuestiones locales”.

Weretilneck fue muy duro al referirse al vicegobernador Pedro Pesatti.

“Los gobernadores del peronismo Massa y Pichetto deben anular la grieta que generan el kirchnerismo y el macrismo”.

El gobernador se mostró cerca de la propuesta del Peronismo Federal.

 

Fuente (Río Negro)

La entrada Weretilneck defendió el ajuste nacional y se distanció más de su vice se publicó primero en Catriel25Noticias.com.