Evitar las centrales de reserva y las comisiones. Se paga mucho menos negociando directo con el dueño, lo que significa que no hay gastos extras en el precio, y es más rápido. Para ahorrar tiempo siempre es mejor hablar por teléfono, el dueño está ahí para despejarte todas las dudas.

Usar plataformas reconocidas. Elegí bien la página web, si comprás on-line leé atentamente las condiciones generales y comprueba que la página cuenta con una dirección física y/o con teléfono/e-mail. Además, la página debe comenzar con https://www.

Revisá los comentarios de otros huéspedes. Revisa el anuncio y lee lo que los huéspedes anteriores han dicho. Las reviews, comentarios, puntuaciones.

Lee bien las condiciones. Informate acerca del precio por día, promociones por pago adelantado o mayor estadía (confirma el precio final), qué servicios están incluidos y excluidos, confirma horarios de chek-in y chek-out. Mientras más información tengas menos sorpresas tendrás en tus vacaciones.

Conservá los documentos que acrediten la reserva. Y todo lo que compruebe tu pago. Podés imprimir los e-mails, recibos, tickets, pantallas del pago, etc. Mantenelos hasta el final de la estadía.

Presta especial atención a la forma de pago. Pagar con tarjeta o transferencia bancaria es la forma más segura. Corrobóralo desde la página de tu banco y llamando a la persona dueña de la cuenta. (RN)

La entrada Consejos para alquilar en verano por internet se publicó primero en Catriel25Noticias.com.