C25N

La represa de Casa de Piedra está complicada. Vive uno de los peores veranos, o para ser más exactos, el segundo peor registro desde que se estrenó en 1996.

Es casi imposible disfrutar del verano en esta temporada por la disminución del caudal del embalse que se registra este mes y que afecta al turismo y seriamente a la producción de energía hidroeléctrica.

En estos días se registró el segundo nivel más bajo desde la construcción de la represa en 1996. Gustavo Campetella, ingeniero y jefe de la central hidroeléctrica detalló que el caudal del embalse es de 271 metros sobre el nivel del mar. El año más crítico fue en 2014 con 270 metros.

A raíz de esto, la planta solo funciona a un 30% de su potencial. Además, por el bajo nivel del agua se amplió la costa de la laguna dejando varios metros de barro que complican mucho a los turistas y pescadores.

A pesar de este panorama los vecinos de la Villa que está ubicada del lado de la provincia de La Pampa siguen esperanzados en que la próxima temporada se terminen estos años de sequía y que el lugar vuelva a remontar como aquel atractivo que despegó tras una inversión millonaria.

La Presa Embalse Casa de Piedra está a 367 kilómetros del nacimiento del río Colorado, límite natural entre Río Negro y La Pampa.

Campetella señaló que los bajos niveles se deben a que hubo poca nieve y no se registraron crecidas, lo que repercutió en el Colorado que es un río de régimen nival. “Su caudal viene del derretimiento de la nieve de la cordillera”, remarcó.

Debido a esto el agua que ingresa es muy poca y “estamos abasteciendo principalmente la demanda de riego”, dijo Campetella.

El ingeniero señaló que en comparación con el año pasado el caudal está cuatro metros más bajo.

La mejor temporada fue en febrero de 2010 cuando el embalse supo llegar a una costa de 281 metros sobre el nivel del mar.

Señaló que el agua que eroga la planta es en función de la demanda de riego que solicitan las jurisdicciones al Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (Coirco).

“Se está erogando lo mínimo que pide la jurisdicción para mantener los cultivos. El año pasado fue un poco mejor”, recordó.

El ingeniero mencionó que “si bien desde 2010 tenemos años críticos, este es el segundo con el registro más bajo de la historia del río Colorado”, reiteró. Por este motivo, la producción de la planta está en un 30% de su potencial.

Campetella explicó que la generación de energía depende del caudal de agua y la copa del embalse. Detalló que se está generando un 20 % menos que el año pasado. De las dos turbinas de 30 MW cada, solo está funcionado una.

Uno de los grandes temores de la provincia de Pampa es que la represa que Portezuelo del Viento que está previsto construirse en Mendoza y que administrará el caudal del Colorado pueda secar el río.

Según Capetella “mientras haya un manejo integrado del agua a través de la autoridad de la cuenca no va a tener repercusión”.

Sin embargo “si la provincia de Mendoza hace un uso bisconsensual con el resto de la jurisdicción probablemente haya problemas”, analizó.

El ingeniero consideró las voces en contra de la represa aunque señaló que otros ríos no se han secado por obras de agua que regulen su caudales.

“En el río Limay hay cinco obras de agua y no se secó. Depende de cómo se maneja”, expuso.

El guardián del lago que supo cuidar a cientos de turistas


Los fines de semana llegan algunos turistas a la Villa de Casa de Piedra para disfrutar del lago y aunque la costa se ha vuelto casi intransitable por el barro, Claudio Ramírez, el único guardavidas que queda en esa playa artificial, cuida a los bañistas y está alerta ante cualquier incidente.

Hace 10 años vive en la Villa y recuerda con nostalgia cómo fueron aquellas épocas cuando cientos de turistas nadaban en las aguas del lago.

“Antes el agua llegaba a 30 metros del parador, se edificó un sistema de alumbrado, se hizo una bajada de lancha, es muy triste ver lo que queda”, expresó.

La ruta vieja que comunicaba La Pampa con Río Negro antes no se podía cruzar por el caudal del agua pero ahora no supera el metro de profundidad.

Ramírez da clases en la primaria y secundaria de Casa de Piedra y cuando llega el verano se desempeña como guardavidas. “Hace cinco años que soy el único guardavidas”, dijo.

Contó que cuando el lago estaba en su auge desde 2010 hasta el 2013 la provincia de La Pampa contrataba hasta cuatro guardavidas.

Pero después comenzó a bajar el caudal y dejaron de enviar socorristas. Ramírez como pasa todos los veranos con su hijo Valentín en la Villa, al ver la falta de seguridad en la playa no se quedó con los brazos cruzados.

“Me hice cargo de la playa, alguien tenía que estar no solo para cuidar a la gente de acá sino a los turistas que venían”, contó.

El profesor de la Villa mencionó que realizan mucha prevención. “En este lago hice dos rescates en los últimos cinco años”, señaló.

Además, explicó que se no mezclan los pescadores con los bañistas. “La gente es muy cálida en la Villa, nunca tuve un problema con un turista, son todos muy agradables”, expresó.

Dijo que antes la costa parecía el mar. “Venían 700 personas por fin de semana, yo llegaba a contar 300 autos. El parador funcionaba constantemente, era lo mismo un lunes a la noche que un sábado”, recordó.

Los bajos niveles del agua afectaron mucho la temporada y el fin de semana pasado solo llegaron unas 70 personas.

Pero el guardián del lago de Casa de Piedra no se desanima. Invita a los turistas al camping de la Villa cuyas instalaciones son muy confortables y además también cumple funciones de guardavida en los dos piletas que tiene el predio recreativo de la comuna.

“Mi sueño es hacer una laguna artificial, estoy molestando al nuevo delegado para que con unas máquinas excabadoras logremos desviar parte del agua del embalse”, dijo entusiasmado a Río Negro.

Fuente: (BENJAMÍN RÍOS– Río Negro)

La entrada La represa de Casa de Piedra vive uno de sus peores veranos se publicó primero en Catriel25Noticias.com.