Poner PLAY y escuchar FM ALAS 95.1

Aunque todavía falta la confirmación oficial, la presión de los futbolistas fue mayor al deseo gubernamental de continuar, y a partir de mañana quedará suspendida la actividad.

Dirigentes de clubes de Primera División, que conforman la Superliga próxima a extinguirse, se iban a reunir hoy para analizar la continuidad o no de la actividad futbolística. La urgencia del caso no les dio tiempo a tanto.

Si bien en las próximas horas todo quedará oficializado, ya se tomó la decisión de parar el fútbol argentino, el último que quedaba en pie en Sudamérica, a causa de la emergencia sanitaria por el coronavirus.
La postura de los futbolistas sobre los riesgos de seguir jugando mientras esté vigente la alarma por la pandemia, pesó más que los deseos del Gobierno Nacional y de la AFA de continuar con la actividad a puertas cerradas, en parte para no alterar las fuentes de trabajo de toda la gente ligada a fútbol.

Tras el anuncio del domingo por la noche por parte del presidente, la mayoría de los integrantes de los planteles habían adelantado que la actividad debía suspenderse como medida preventiva para contener la propagación de la enfermedad.
“Ya hablé con el 90% de los jugadores entre ayer y hoy. Hay que esperar y ver qué decisión toman y la vamos a respetar”, había asegurado por la mañana de ayer el Secretario General de Agremiados, Sergio Marchi.
Por la tarde, el titular de Agremiados fue hasta el Ministerio de Salud y allí se dieron los trazos finales a una decisión a la que solo le falta la confirmación oficial: que la pelota se pare hasta nuevo aviso. “Tenemos que esperar, tener paciencia. Parecería que el eje es el fútbol cuando en realidad tenemos una pandemia en la que todos tenemos que tener responsabilidad social”, agregó Marchi.

Cuando se creía que recién en la reunión pautada para el próximo miércoles en Agremiados, los jugadores iban a tomar una determinación, todo se adelantó en parte porque el fútbol argentino era el único que aún no había decidido parar la pelota, no sólo en Sudamérica sino también en el escenario internacional, con disciplinas que iban más allá del fútbol.
La Conmebol​ ya había cancelado por una semana la Copa Libertadores y también había postergado las dos primeras fechas de las Eliminatorias Sudamericanas Qatar 2022 previstas para finales de marzo.

A nivel clubes, Chile y Bolivia se sumaban al listado de ligas sudamericanas que cesaban su actividad. El domingo había sido el turno de Brasil y sólo faltaba el nuestro. A partir de hoy, el fútbol argentino dejará de girar. (RN)