El hito de Kokona Hiraki: tiene 12 años y es la medallista olímpica

0
30
El hito de Kokona Hiraki: tiene 12 años y es la medallista olímpica


Un grupo de amigas de entre 12 y 19 años se juntaron este miércoles en Tokio para hacer diabluras con el monopatín y pasar un buen rato juntas. Tres de ellas se llevaron las primeras medallas olímpicas de la historia en skate en la modalidad parque y una, Kokono Hiraki, se transformó con su plata en la medallista olímpica más joven en 85 años.

Hiraki, de 12 años y 343 días, es la medallista más joven desde la remera francesa Noël Vandernotte, bronce en Berlín 1936, y la subcampeona olímpica más joven desde la gimnasta italiana Luigina Giavotti 1928 (11 años).

No eran unas adolescentes cualquiera, sino las mejores del mundo en uno de los nuevos deportes incluidos por primera vez en el programa olímpico, y que dejó un espectáculo inédito en estos Juegos en cuanto a deportividad y alegría contagiosa de sus contendientes.

De entre ellas, la japonesa Sakura Yosozumi, de 19 años, fue quien exhibió mayor velocidad, altura y destreza técnica en sus trucos en el parque de skate de Ariake, lo que le permitió proclamarse primera campeona olímpica en esta modalidad.

Su compatriota Kokona Hiraki, de 12 años, se llevó la plata, mientras que la británica de ascendencia nipona Sky Brown, de 13 años, fue bronce y se convirtió en la más joven medallista olímpica de su país.

De risas en una final olímpica

Todas las miradas estaban puestas hoy sobre Brown, quien además de coronarse este mismo año en los X Games como la mayor sensación mundial en la modalidad parque, acumula millones de seguidores en las redes sociales y ya se ganó el respaldo de grandes patrocinadores.

La carismática skater, nacida en Miyazaki (sudoeste de Japón) de madre nipona y padre británico, arriesgó al máximo como acostumbra en sus dos primeros turnos, que no pudo completar por caídas, y en su última oportunidad se hizo con 56,47 puntos con una sucesión de trucos rápidos y fluidos.

Yosozumi, campeona mundial y que se presentaba como otra de las favoritas, hizo uso de experiencia para hacer la carrera más sólida del día, con dos giros aéreos de 540 grados y un repertorio de ollies y grinds que le dieron 60,09 puntos en su segundo intento y que valdrían su peso en oro.

La británica y la japonesa se abrazaban al borde de la pista entre cada turno, hacían payasadas con las que terminaban rodando por el suelo y se consolaban cuando una de ellas sufría una caída o no lograba completar un truco.

Quiso unirse a la fiesta Hiraki, que pese a su edad también suma varias participaciones en X Games y campeonatos mundiales, y que logró un sorprendente tercer puesto frente a rivales con más trayectoria como la estadounidense Bryce Wettstein (16 años), o la australiana Poppy Olsen (21).

Todas ellas decidieron sacar a Hiraki a hombros de la pista y se fundieron en un abrazo, antes de una ceremonia de entrega de los metales en las que las tres medallistas aparecieron serias por primera vez en toda la jornada, como si contuvieran la risa.

Dominio nipón del skate

Japón hizo pleno de oros en las medallas repartidas hasta ahora en las dos modalidades de skate en estos Juegos, de las que solo queda una por entregar, este jueves, en la final masculina de parque.

Este éxito abrumador se debe a que después de que se decidiera incluir el skate en el programa olímpico de Tokio, “todos los skaters de Japón se pusieron a trabajar duro para mejorar sus trucos”, según dijo la vencedora de hoy a los medios tras la final.

6XAL3W2H7FFU3JATKSWX6SMTBQ - Catriel25Noticias.com

“No tengo ni idea”, dijo por su parte la medallista de plata al ser preguntada por el mismo tema y mientras las bromas entre las tres integrantes del podio continuaban durante su comparecencia ante los periodistas.

La skater nipona de 12 años se soltó más para explicar que el secreto de su gran actuación hoy fue “no ponerse nerviosa y disfrutar haciendo cada truco”, al igual que Yosozumi, quien dijo que las tres “disfrutan mucho y tienen muy buen ambiente cuando entrenan juntas”.

La británica, por su parte, solo acertaba a repetir lo “muy feliz” que era por haber podido competir en Tokio junto a sus amigas y después de que sus padres hubieran intentando que dejara de practicar skate.

“Es una locura estar juntas en el podio. Sakura es una de mis mejores amigas, y Koko es otra gran amiga… No me lo puedo creer”, dijo con el bronce colgado al cuello.

La final se disputó en el Parque de Deportes Urbanos de Ariake a ritmo de temas remezclados de The Smiths, Pixies o New Order, grupos que se disolvieron demasiados años antes de que ninguna de las contendientes de hoy hubieran nacido.

Probablemente ni les suene Girls just want to have fun, la canción de Cindy Lauper de 1983 que habría sido una banda sonora ideal para esta final olímpica.

 


12
/ 100






Source link